¿Son factibles las casas autosuficientes?

0
658

Conscientes de que son muchas las personas las que piensan si es posible, o no, vivir en una casa que se pueda considerar como autosuficiente, vamos a tratar de desgranar algunos aspectos que son interesantes desde este punto de vista. Y para ello, vamos a tomar un ejemplo práctico que no es otro que el de Casa Martina, ubicada en la Comunidad de Madrid. Una casa que es un claro ejemplo de que se puede vivir con una calidad realmente elevada sin tener que estar sujeto a los cánones que se marcan actualmente.

¿Qué tenemos que tener en cuenta?

El primer paso que se debe dar, o eso es al menos lo que aseguran los dueños de este inmueble es tener un generador eólico y placas fotovoltaicas. A partir de ahí, y una vez que ya cuentas con la energía necesaria que te haga independiente en este sentido, ya solo queda, aunque no es una tarea tan sencilla como pueda parecer en un principio, pensar en todo lo relacionado no solo con los materiales sino con la disposición de la casa en toda su extensión ya que de lo que se trata, como no podía ser de otro modo, es de aprovechar hasta la última gota de energía que por allí circula.

Es por ello por lo que tenemos que tener en cuenta a partir de aquí la orientación de la casa. De hecho, solo con la orientación, con el objetivo de aprovechar al máximo las horas de luz y la cantidad de sol que nos va a llegar, se podría ahorrar entre un 15% y un 25% de una factura de la luz convencional con todo lo que ello implica. Un dato sorprendente que a muchas personas anima a proseguir con este complejo proyecto. Sin embargo, y con esto nos podemos dar cuenta de que en los detalles está la clave del éxito, la cara norte de la casa no dispondrá de ninguna ventana ya que va a ser la que menos calor va a recibir y no solo tenemos que evitar que entre frío sino que al mismo tiempo debemos evitar que perdamos el calor que hemos acumulado. Si a esto le sumamos el hecho de que, en caso de que se pueda, esta zona contará con algo de vegetación, la entrada de frió en invierno será menor y, además, en verano la zona se mantiene relativamente fresca.

Pero todo esto no sería posible sin lo que para muchos es verdaderamente la clave de todo el asunto. El aislamiento. De hecho, aquí es donde hay que invertir una buena cantidad de dinero si queremos que todo esté acorde con lo que queremos. Más que nada porque de nada serviría tener unas paredes con unos materiales excepcionales, si no hemos cuidado la carpintería o la instalación de los cristales. Todo debe conformar un conjunto único en el que la prioridad, por encima de todo, es tratar de que la atmósfera que creemos en nuestro hogar, ya sea templada en invierno o fresca en verano, se mantenga durante el mayor tiempo posible sin necesidad de emplear más energía para ello.

En definitiva, una serie de aspectos que se pueden complementar, y de hecho debe ser así, en función de las especificaciones que queramos reunir y de lo que nos vaya a hacer falta realmente en nuestro hogar aunque también se puede llevar a cabo este tipo de instalaciones en otros lugares como pueda ser nuestro negocio, por ejemplo.

Eso sí, a pesar de que nosotros hemos descrito algunos de los detalles que tenemos que tener en cuenta a la hora de crear un lugar autosuficiente desde el punto de vista energético, lo cierto es que deberemos acudir, siempre, a un experto en este tipo de asuntos ya que va a saber mejor que nadie qué materiales utilizar y dónde ubicarlos para un mejor aprovechamiento de la energía.

No hay comentarios

Dejar respuesta