¿Qué y cómo negociar con el casero?

0
816

A pesar de que se puede pensar en un principio que la negociación con un casero, es decir, con el propietario del inmueble que deseas alquilar, no sirve para mucho, lo cierto es que no solo no es así sino que en la misma se pueden obtener una gran cantidad de beneficios.

Es por ello por lo que vamos a indicar cuáles son los aspectos en los que tienes que hacer más hincapié y cómo debes llevar a cabo una buena negociación para poder sacar alguna ventaja sobre sus condiciones.

El precio y la actualización del mismo

El precio del alquiler, como no podía ser de otra manera, junto con la actualización del mismo una vez que ha pasado el periodo estipulado por ambos, es uno de los aspectos más importantes de una negociación ya que es una cuota que nos va a acompañar durante mucho tiempo. Es por ello por lo que, independientemente de que el propietario del inmueble tenga un precio fijado para ambos conceptos, renta y actualización de la misma, lo mejor que podemos hacer es proponerle algo que sea mucho más objetivo y que esté dentro del mercado.

Para ello se puede echar mano a algunos índices que existen, eso sí, a nivel privado de manera que tanto tú como él tengáis una mayor comodidad a la hora de llevar a cabo este proceso. De este modo, además, podrás evitar un abuso que en muchos casos se da sobre todo por el desconocimiento que tienen los inquilinos al menos por norma general.

Duración y cláusulas derivadas de ella

Esto es uno de los pilares y una de las bazas que muchos propietarios juegan para tener de alguna manera un ingreso por penalización asegurado. Sin embargo, en caso de que tú, inquilino, seas por estudiante o sepas de antemano que tu estancia en ese inmueble concreto no va a ser muy larga, lo mejor que puedes hacer es no solo negociar una duración del contrario corta sino unas renovaciones que no te obliguen de ninguna de las maneras a estar un periodo de tiempo más largo del debido ni a pagar duras indemnizaciones.

Para ello, y aunque tengas que gastar un poco más de dinero, si observas que el casero no atiende a tus razonamiento, puede ofrecer algo más de dinero en la renta mensual a cambio de tener una mayor flexibilidad a la hora de poder decir por ti mismo no solo la duración del contrario sino la duración de la renovación del mismo.

¿Qué servicios incluye el contrato?

Dicho todo esto, tenemos que fijarnos en todo lo que gira alrededor de un contrato de esta índole. Para ello una buena idea es negociar al máximo cuáles son los servicios que incluye el contrato. Unos servicios como son la comunidad de vecinos, los gastos derivados de la luz, de la tarifa plana de internet y así un largo etcétera que se verá acompañado de algunos impuestos como suelen ser los de corte municipal.

Es por ello por lo que lo mejor que puedes hacer es valorar todos los servicios de manera individual e incluso proponerle un aumento en la renta así como un diferencial a favor del propietario en la renovación de la misma siempre y cuando los gastos se incluyan en dicha renta. De este modo no tendrás que tener mayores preocupaciones que hacer frente a un único gasto de manera que vas a poder tener mucho más controlados los gastos derivados de esta situación de la que estamos hablando en estos momentos.

No obstante, si todo lo que hemos comentado aquí hoy te ha parecido un poco complicado, lo mejor que puedes hacer es dejarlo en manos de algún asesor que te pueda hacer la vida mucho más fácil y que por supuesto no solo tendrá más experiencia en este tipo de campos sino que tendrá a su disposición una mayor cantidad de recursos.

No hay comentarios

Dejar respuesta