Los posibles beneficios de una hipoteca mixta

0
793

Antes de comenzar a desgranar lo que ofrece una hipoteca mixta, la cual, no es otra cosa que una hipoteca que durante un tiempo ofrece un tipo fijo y durante otro tiempo, ofrece un tipo variable, conviene saber que al menos a día de hoy, dentro de la geografía española, solo son 4 las entidades que ofertan este producto aunque, la verdad sea dicha, con el paso del tiempo se tiene en previsión que sean más las que se unan a esta tendencia.

Pros y contras de una hipoteca mixta

En principio, la principal ventaja que puede tener una hipoteca de este tipo es que, desde el punto de vista del hipotecado, durante el primer periodo, normalmente éste se puede extender hasta los 20 años, el tipo es fijo. Un tiempo en el que el hipotecado sabrá en todo momento cuál es el tipo de interés que tendrá que pagar por lo que podemos decir, en resumen, que no tendrá sorpresas de ninguna clase ya que el tipo de interés de su hipoteca no estará sujeto a las posibles fluctuaciones de los mercados.

Eso sí, una vez se ha cumplido ese periodo de tiempo, y según se haya estipulado en las condiciones de la hipoteca, comienza un nuevo periodo de tiempo, hasta el final de la vida del producto, en el que el tipo de interés estará sujeto a una cantidad fija más otra variable que será, en condiciones normal en Euríbor. En este tramo, como se puede imaginar el lector, ya no tendremos una cuota fija en nuestra hipoteca ya que estaremos sometidos a los dictámenes del mercado.

¿Para quién están dirigidos estos productos?

La verdad es que en principio estos productos no están destinados a un tipo de concreto de personas si bien es cierto que viendo el diseño y las condiciones que tienen, podemos hacer una aproximación.

En primer lugar el hecho de tener una cuota fija durante los primeros años, ayudará y mucho a aquellas personas que no tienen un gran capital al inicio de la compra de la vivienda por lo que la estabilidad que les da un tipo fijo, incluso cuando éste sea mayor que el variable, les puede venir muy desde el punto de vista de la economía doméstica. Y es que no tendrás, dicho coloquialmente, vivir obsesionados con lo que suceda en las bolsas de medio mundo ya que en todo momento sabrán cuánto tienen que pagar cuando les venza la letra de la hipoteca.

Sin embargo, por el contrario, para aquellas personas que tengan algunos conocimientos del mundo de la economía y pueda, en cierta medida, prever que puede suceder con los tipos de interés variable, hay que decir que no puede ser una buena solución ya que atarse a un interés fijo durante un cierto tiempo, puede implicar el pagar más por algo que en realidad no lo vale, siempre en función de la economía actual, por supuesto.

Conclusiones

En resumen, lo que se puede extraer de este tipo de productos son dos cosas fundamentales tanto desde el punto de vista del hipotecado como desde el punto de vista de la entidad financiera.

  • En primer lugar, desde el prisma de la persona que se va a hipotecar, hay que decir que se puede firmar este producto con el objetivo de tener cierta estabilidad en los primeros años de la vida del préstamo para luego, a continuación, padecer los devenires de los mercados variables.
  • Sin embargo, también conviene hacer una reflexión desde el punto de vista del banco ya que, como te puedes imaginar, el tipo fijo, que se supone será siempre un poco más alto que el variable, les da un cierto beneficios con el que pueden contar a la hora de presentar resultados en todos y cada uno de sus balances. De esta forma, al igual que el hipotecado, también tendrán cierta estabilidad, la cual, dentro del mundo de la banca es algo impagable.

No hay comentarios

Dejar respuesta