Consejos para ahorrar espacio en la decoración de interiores

0
783

La verdad es que a pesar de que podemos llegar a pensar que el hecho de decorar nuestro despacho, o el local de nuestro negocio, sea este del tipo que sea, puede resultar sencillo, en muchas ocasiones terminamos dándonos cuenta de que esto no solo no es así sino de que puede resultar mucho más complejo de lo que pensábamos. Más si cabe cuando no contamos con un espacio excesivo debido a la fuerte inversión que hay que hacer en algunas ciudades para encontrar un local espacioso.

Pues bien, si estás en esa situación no pierdas detalle de lo que te vamos a contar ya que puede ser la diferencia entre tener una estancia agradable y acogedora o tener un espacio en el que nadie quiera estar.

Diseño minimalista

Esta podría ser, sin lugar a dudas, la base de todo. De hecho, debemos huir, como alma que lleva el diablo, de los muebles recargados y de todo tipo de adornos que, como su propio nombre indica, no sirven absolutamente para nada. Para ello, tenemos que evitar en la medida de lo posible recargar las paredes con cuadros, relojes y artilugios de ese tipo.

Al mismo tiempo, y en el caso de las mesas, tanto las de los trabajadores como las que podemos poner a modo de accesorios, deben estar casi diáfanas, es decir, hay que tratar que haya el menos número de objetos posible sobre ellas.

Muebles multifunción

En segundo lugar tenemos que echar mano, como ya te podías imaginar, de lo que se denomina como muebles multifunción. Un buen ejemplo de ello es utilizar armarios que al mismo tiempo nos puedan servir de archivador. De esta manera vamos a poder tener toda nuestra documentación completamente ordenada y recogida y vamos a poder incluir un elemento decorativo dentro de nuestro espacio.

Del mismo modo las mesas con cajones incorporados con otra buena solución de manera que nuestros trabajadores no tengan que acceder a otro espacio diferente para tener acceso a lo que les haga falta. No por el hecho de perder tiempo sino porque tener otro espacio implica tener menos espacio, valga la redundancia, para otros elementos.

Aprovecha los espacios muertos

Esta es una técnica que se utiliza mucho en muchos locales y es realmente sencilla. De lo que se trata, por poner un ejemplo que ilustre lo que queremos decir, es de, por ejemplo, en el caso que tengamos que tener un estante con documentación a la que puedan tener acceso los clientes como puedan ser, entre otros, folletos, lo mejor es ubicarlo en un lugar en el que moleste lo menos posible. Para ello, nada mejor que debajo de la escalera, en caso de que la tengamos, o justo al lado de una columna. Son espacios que no vamos a utilizar en una situación normal y nos vienen muy bien para esto.

Cuestión de sensaciones

Por último, tenemos que hablar de sensaciones. Aquí no nos vamos a referir al mobiliario en sí sino a la importancia que tienen las sensaciones de las personas que acuden a nuestro espacio. Para ello, y por dar dos sencillos consejos, lo que podemos hacer es incluir grandes ventanales que nos permitan tener una buena cantidad de luz solar de manera que de una mayor sensación de tranquilidad y de amplitud.

Aunque, si lo que quieres es aumentar la sensación de amplitud, algo fundamental en las estancias que no son muy grandes, lo mejor que puedes hacer es incorporar algún que otro espejo de gran tamaño. No solo va a cumplir la función de adorno, ya que los vas a poder encontrar de muchas clases y de muchos diseños muy modernos y muy baratos, sino que al mismo tiempo va a dar la sensación, gracias al reflejo de los mismo, de estar en un espacio mucho más grande del que en realidad es por lo que todo son ventajas.

No hay comentarios

Dejar respuesta