¿Cómo elegir un buen hosting para nuestra página web?

1
1612

Tras los muchos aspectos que hemos comentado ya en este blog, y que tienen que ver con la optimización de nuestra página web, en el día de hoy, tenemos que hablar de uno muy importante, y muy particular al mismo tiempo, pero al que muy pocas personas le prestan atención. Nos estamos refiriendo al hosting o al alojamiento web. El lugar en el que va a residir toda nuestra plataforma y que, como te puedes imaginar, debe tener unas características muy concretas para que sea lo más eficiente posible y nos permita ofrecer una buena experiencia de usuario.

Capacidad de transferencia de datos

Si bien es cierto que a día de hoy son muchos los servicios de alojamiento los que ofrecen una gran capacidad de alojamiento, lo cierto es que en función de nuestras necesidades, vamos a necesitar uno u otro. También es cierto que si tenemos únicamente varios centenares de visitas al día, no vamos a tener ninguna clase de problema a la hora de contratar un servicio de este tipo.

Sin embargo, el problema viene cuando pasamos a varios miles de visitas. ¿Sería nuestro hosting capaz de dar servicio a todos los usuarios? Esta es una pregunta que tenemos que hacernos desde el primer día para evitar dar una mala imagen dejando nuestra página web fuera de servicio.

Capacidad de almacenamiento

Lo normal en la inmensa mayoría de los casos es que no necesitemos mucha capacidad de almacenamiento. Sin embargo, si nuestro negocio es por ejemplo una inmobiliaria, y tenemos que almacenar cientos de imágenes de alta calidad y cientos de vídeos en la misma calidad, no solo vamos a necesitar una buena tasa de transferencia para servirlos lo más rápido posible sino que al mismo tiempo vamos a necesitar un lugar donde almacenarlos. Pues bien, como nos podemos imaginar, cuanto más almacenamiento necesitemos, más dinero tendremos que gastarnos pero vamos a tener la certeza de que nuestra página web estará siempre operativa.

Alojamiento de dominios

Es extraño ver que en un único hosting se aloje un único dominio a no ser que este tenga una cantidad de tráfico desmesurada. Pues bien, esto es algo que también tenemos que valorar ya que, si en un futuro vamos a necesitar alojar varias páginas web, no todos nos van a dar esa posibilidad.

Interfaz

Qué duda cabe que sobre el papel, la filosofía de un hosting no es excesivamente compleja. Sin embargo, el problema, por norma general, viene cuando tenemos que configurarlo y hacernos con el control del mismo. Pues bien, este aspecto es realmente importante ya que no todas las compañías ofrecen un panel de control intuitivo, ni mucho menos. Por ello, y aunque cada persona tendrá sus propias preferencias, una buena alternativa es hacerse con un servicio de alojamiento web que integra lo que se denomina como cPanel. Una interfaz muy sencilla, totalmente documentada en internet en caso de duda y que ofrece todo lo que necesitamos en un abrir y cerrar de ojos.

Relación calidad-precio

Nuestra última recomendación, como no podía ser de otro modo, gira en torno al tema económico. Y es que, pensamos, y además estamos convencidos de ello, de que no deberíamos escatimar dinero en la adquisición de un buen servicio de alojamiento. Más que nada porque seguramente el gasto mensual no supere los 50€ y tendremos un servicio que nos ofrecerá todo lo que necesitemos. Y todo sin contar con que necesitaremos, al menos en una situación ideal, que incorpore un servicio técnico en nuestro idioma, de calidad y que responda lo más rápidamente posible a nuestras peticiones.

Algo, lo del hosting, que a pesar de que pueda parecer farragoso, no lo es en absoluto desde el momento en el que podemos encontrar en la red de redes cientos de empresas que ofrecen este servicio. Solo es cuestión de comparar y quedarnos con el que mejor se ajuste a lo que necesitamos para nuestro caso en particular.

Este post ha sido posible gracias a la colaboración de: