¿Cómo dejar tu casa preparada para venderla?

1
953

En el año 2015, y si tenemos en cuenta el complicado escenario de crisis que existe dentro del sector inmobiliario, es normal que sean muchos los propietarios los que quieren vender su casa por encima de todo. Sin embargo, para venderla, tenemos que tener claras una serie de premisas que nos pueden ayudar, y mucho, a la hora de dejar bien preparado el terreno para ello.

Las 5 claves para preparar tu vivienda de un modo sencillo

Céntrate en la primera impresión del visitante. En consecuencia, debes cuidar, dentro de este apartado, tres elementos por encima de todo. En primer lugar debes mantener tanto el felpudo de entrada como la puerta en perfectas condiciones. Ten en cuenta que se podría decir que es tu tarjeta de visita antes de que entren a ella. A partir de ahí, debes tener un recibidor impoluto sin nada de suciedad y perfectamente distribuido. De esta manera ya habrás captado la atención del comprador.

Cuida los pequeños detalles. Al fin y al cabo, una impresión global, es la suma de pequeños detalles por lo que lo mejor que puedes hacer es reparar, no suele costar mucho tiempo y dinero, aquellos pequeños desperfectos que pueden causar una mala imagen de tu inmueble. Ya sabes, desconchones, pequeñas humedades o similares, pueden dar al traste con un buen trato. Es más, hay que añadir que cada día son más los compradores los que se fijan en este tipo de detalles con el objetivo de comprar la vivienda que siempre han querido.

La iluminación y la fontanería, clave. ¿Te imaginas una casa que no tenga una buena iluminación o que el agua sale de forma deficiente? Pues bien, tu comprador, tampoco se la imagina. Es por ello por lo que debes asegurarte que la instalación eléctrica así como todo lo que tenga que ver con la fontanería, funcionan de manera perfecta. Son servicios fundamentales que debe tener una vivienda si quieres que tu posible comprador sienta unas ganar irresistibles de entrar a vivir allí cuanto antes. Es por ello por lo que no estaría de más que invirtieses algo de dinero en llamar a algún técnico para que la deje a punto. Piensa que a medio y largo plazo puede ser una inversión en tu propio beneficio.

Ofrece un estilo minimalista. Puede parecer algo completamente absurdo pero no lo es en absoluto. Y es que, si mostramos una casa muy recargada y llena de adornos o de muebles, nos arriesgamos a que el visitante únicamente se fije en esos detalles y tenga la impresión de que la casa, a pesar de estar en unas condiciones óptimas, esté dentro de un completo desorden. Es por ello por lo que para evitar esta situación, lo mejor es suprimir los muebles y adornos que no sean funcionales y darle un toque minimalista que resulta muy vanguardista. Porque la casa debe ser la protagonista.

Limpieza en general. Una vez que ya hemos cumplido todos los requisitos anteriores, tenemos siempre que tener mucho cuidado y hacer que nuestra casa esté siempre limpia. De hecho, la suciedad es uno de los motivos principales por los que una persona rechaza el estar en un inmueble sea cual sea este. Así las cosas, siempre que vayas a atender a un posible comprador, repasa la sala de estar, la entrada y los baños. Ten en cuenta que pueden ser los sitios en donde más atención preste y tienen que ser los lugares que tengamos siempre dispuestos.

No obstante, si consideras que no tienes los recursos suficientes para dejar la casa tal y como hemos dicho, hay que decir que hay muchas agencias inmobiliarias que, por un módico precio, te preparan la casa de tal manera que no tienes que preocuparte más que de enseñarla. Un dinero que estará muy bien invertido ya que en función de la impresión que des, podrás vender antes tu vivienda.