9 consejos para mejorar las fotografías de tus inmuebles

0
1290

Desde siempre la fotografía ha sido de vital importancia para vender cualquier producto y las viviendas no son menos. Se han utilizado las imágenes en escaparates, periódicos, folletos, vallas y también, como no, en Internet. Antes de visitar un inmueble es normal que nos soliciten fotografías adicionales de la vivienda para que el posible cliente se haga una mejor idea de lo que puede encontrar.

Antes de Internet, los compradores visitaban las inmobiliarias de la zona para ver en los escaparates o en los distintos folletos las fotografías de las viviendas que estaban disponibles. Todo era más sencillo y como se tenía al cliente delante, siempre teníamos la ventaja de poder hablar con él e intentar cerrar una visita.

Hoy en día todo es un poco más complicado, clientes de todas partes del mundo tienen acceso a nuestro producto a través de Internet y también tienen acceso a cientos de webs inmobiliarias de nuestra zona. Es muy fácil entrar en varias webs y descubrir el producto que tiene la competencia y compararlo con el nuestro por lo que deberemos generar una ventaja competitiva desde el inicio. Esta ventaja la podremos obtener a través de una buena redacción de la ficha del inmueble y también a través de la fotografía como veremos en esta entrada.

Las personas somos principalmente visuales y por ello las imágenes son cruciales para una Inmobiliaria y es en ellas donde conseguiremos llamar la atención del usuario y potenciar la toma de contacto.

Estimula los sentidos

Hoy en día existe una sobrecarga de información y los agentes inmobiliarios compiten diariamente por captar la atención de posibles clientes potenciales. De hecho hoy resulta más complicado captar esta atención debido a Google y a la facilidad que existe de poder comparar y consultar otras alternativas de forma rápida y anónima.

Entonces.. ¿cómo podemos destacar y llamar la atención de los clientes potenciales?

Cuando publicamos un inmueble en Internet hay que ser conscientes de que lo primero que llamará la atención a parte del título serán las fotografías. Si tu ficha no tiene ni una sola foto, nadie entrará ni se interesará por ella. Si tu ficha dispone de imágenes de mala o baja calidad, no llamará la atención y tampoco servirá de nada. Uno de los mayores cambios que ha proporcionado Internet es la posibilidad de elección y si no somos capaces de retener al usuario, este no tardará ni 2 segundos en visitar la web de nuestra competencia.

Los compradores esperan calidad en la imágenes

Hoy en día el comprador y los usuarios en general dan por sentado y esperan una cierta calidad en todo lo que consumen. En el caso de las webs inmobiliarias, es ya algo automático el esperar una buena ficha, con un texto correcto y unas imágenes excelentes.

Para sacar el máximo partido a tus fotos, es recomendable disponer de una cámara reflex digital y es una alternativa no muy cara y más profesional a las cámaras de los móviles. En cualquier caso, si el presupuesto es un problema, también puedes realizar excelentes fotografías con tu teléfono a pesar de que resulta más complicada la configuración de la luz, el ángulo y varios aspectos más por lo que este tipo de fotografías requiere una cierta edición para obtener una mejor calidad.

Algunos consejos en la fotografía inmobiliaria

  • Destaca la fachada: Hay que tener en cuenta que los compradores son muy críticos y hacen mucho hincapié en el estado general de la vivienda desde la parte exterior hacia la interior. Retira cualquier elemento que pueda distraer la atención e incluso haz limpieza de las zonas importantes. No hay que caer en el error de pensar que el cliente puede dar por supuesto que la casa tiene que estar sucia o que esas hojas en el suelo es algo normal. Limpia los cristales, el suelo y todo lo que sea necesario o estarás haciendo las cosas mal desde el principio. Si estás fotografiando un bloque de pisos o apartamentos, la parte exterior es tan importante como la distribución interna. El interior puede ser muy bonito y estar reformado pero si la parte externa está hecha un desastre, no llamará la atención y no será objeto de “deseo”.
  • Haz un recorrido interno de la vivienda: Debemos seguir una especie de guión en la toma de las fotografías de forma que el comprador pueda hacer un recorrido virtual con cierto orden. Empieza por la puerta de entrada y sigue un recorrido natural. Si entras en una espacio oscuro, enciende todas las luces que sean posibles para iluminar todos los rincones.

  • Destaca lo importante: Cada vivienda tiene sus zonas especiales o sus puntos fuertes. Haz fotografías de las mejores zonas o lo más destacable de la vivienda para enfatizar sus puntos fuertes. Recuerda que cada comprador tiene en mente algo concreto y será bueno disponer de estas fotografías que resaltan temas importantes de la casa.
  • Elimina lo personal: Recuerda no fotografiar objetos personales como fotografías de familia, cuadros y similares y al mismo tiempo recoge el desorden que pueda haber en la vivienda. Seguro que has visto muchas fotografías de cocinas con platos sucios, la ropa tendida o por lavar y las camas por hacer, simplemente no queda bien y es de muy mal gusto. La casa tiene que parecer impersonal de forma que un posible comprador pueda hacerse una idea de como sería vivir ahí. Si fotografiamos cierto “estilo de vida” u objetos personales, nos estaremos haciendo un flaco favor.
  • Muestra las vistas: Si la vivienda dispone de buenas vistas, no dudes en reflejarlas en las distintas imágenes. Intenta demostrar lo que verá el cliente si compra esa vivienda e incluso, si es posible, realiza alguna fotografía aérea de forma que tenga una perspectiva más global de toda la vivienda.

  • Destaca los detalles: El jardín, las amplias escaleras, las vistas, la piscina, los rincones… destaca todo aquello que sea importante de la vivienda y desvela esos pequeños tesoros que nos podemos encontrar en la casa. No tengas miedo de realizar primeros planos a esos detalles arquitectónicos que seguro le darán un toque personal a la vivienda.
  • Añade color: Si es posible, configura tu cámara para que resalte los colores naturales o retoca las imágenes en un programa de edición como Photoshop. Una casa donde se resaltan los colores proporciona una sensación de vitalidad y dinamismo que nos vendrá muy bien.
  • Se realista: No hay nada peor que ver unas fotografías fantásticas que nos llaman la atención y que nos invitan a querer “ver más” y luego llegar a la vivienda y encontrarnos con algo totalmente diferente. No te pases retocando las fotos, no abuses del gran angular y en definitiva ten mucho cuidado de querer representar algo que en la realidad es muy diferente. Seguro que a muchos nos viene a la cabeza esas fotografías de modelos muy retocadas que no tienen nada que ver con la realidad. Lo natural siempre es lo mejor.
  • ¿Cuantas fotos?: Una de las ventajas que existe en nuestro escaparate de Internet es que no tenemos limitaciones de fotografías a mostrar. Cuantas más fotos mostremos en una ficha mucho mejor ya que el usuario permanecerá más tiempo en nuestra Web. Hay agencias inmobiliarias que opinan justamente lo contrario y piensan que si ponemos poca información en la ficha recibiremos más contactos pidiendo “más información”. Estudios recientes han demostrado que esto no es del todo correcto ya que los usuarios cada vez tenemos más prisa, somos impacientes y queremos tener la información ya. Si no ofreces la información de un inicio es muy probable que pierdas buenas oportunidades.

Si aún crees que no es tan importante el tema de las fotografías o el presentar una ficha de forma correcta, te gustará saber que existen compradores asiáticos y europeos que han gastado grandes fortunas en inmuebles en Reino Unido, Estados Unidos y Europa sin ni siquiera salir de sus respectivos países. En un mundo, nos guste o no, globalizado, la información está al alcance de todos y quien proporcione la mejor y más detallada información y la más atractiva será el claro vencedor.

En cualquier caso, no tienes nada que perder y mucho que ganar. Las fotografías las tendrás que hacer igualmente por lo que vale la pena dedicar un poco más de atención y detalle. Tu página Web es tu escaparate en Internet y representa tu imagen en todo el mundo.

No hay comentarios

Dejar respuesta