8 excentricidades inmobiliarias

0
861

Dentro del mundo de la construcción son muchas las curiosidades que nos podemos encontrar a todos los niveles. Unas curiosidades que en muchos casos se convierten en excentricidades si tenemos en cuenta que las personas que las han llevado a cabo son multimillonarios y no tienen problema alguno a la hora de realizar una buena inversión dentro de su vivienda. Conozcamos pues algunas de las mayores locuras que se han podido ver dentro de este mundo para ponernos los dientes largos y ver, al mismo tiempo, inmuebles poco convencionales.

La mansión de Bruce Wayne

bruce

Para ver este caso nos tenemos que ir a Australia. Allí, en Melbourne, concretamente en el barrio de Toorak existe una mansión que se construyó alrededor del año 1920 con el objetivo de que su actual dueño, un apasionado de los coches, tuviera allí su lugar de descanso. Pues bien, fue a partir de ahí, a partir de la pasión que el dueño sentía por los automóviles, cuando se decidió crear un pequeño parking subterráneo a 6 metros de profundidad.

Sin embargo, el nombre de la mansión de Bruce Wayne se debe a que cuando el dueño se acerca con uno de sus coches hacia la pista de tenis, esta se levanta y da acceso al garaje. Una manera de acceder a todas sus grandes joyas que se parece mucho a la ya conocida por todos batcueva.

El hogar de un verdadero maquinista

maquinista

En esta ocasión tenemos que irnos hasta los Estados Unidos para ir a Oregón. Allí, exactamente en Sherwood, existe una mansión, la cual, bien podría ser el hogar soñado por todo aquel que se considere como apasionado a los trenes antiguos. Y es que, solo hace falta echar un vistazo a la casa para darse cuenta que toda su extensión puede ser recorrida gracias a los raíles que hay instalados y que son, por otra parte, completamente funcionales y que se pueden instalar máquinas de tren sobre ellos. Un auténtico lujo al alcance de muy pocos sobre todo si tenemos en cuenta que el precio oscila alrededor de los 3 millones de euros sin contar el coste del mantenimiento de todos y cada uno de los vagones que hay allí.

El búnker de Las Vegas

bunker

Para visualizar esta obra de ingeniería tenemos que retrotraernos hasta el año 1978. En ese momento, en plena Guerra Fría, en Las Vegas, para ser más exacto en la calle Spence, y justo a unos 8 metros bajo la tierra, Jerry B. Henderson decidió construir lo que sería un hogar que al mismo tiempo sería un refugio antimisles. Un completo búnker que se creó por el miedo que tenía el propietario a un posible ataque de la Unión Soviética pero que cuenta con todas las comodidades que nos podamos imaginar como jacizzi, piscina, barbacoa en la zona exterior así como con una pista de baile. Y es que, imaginamos, que el hecho de estar en guerra no es suficiente para no pasarlo bien en tu propio hogar.

Deslízate por tu hogar

deslizate

A pesar de que seguramente no sea tan increíble como lo que hemos visto hasta este momento, lo cierto es que si tienes un poco de tiempo libre, puedes ir a Tokyo, en Japón, y contemplar la manera tan peculiar que tienen los habitantes de una casa que bien podría decirse que es un gran tobogán. Más que nada porque, todos y cada uno de los miembros que residen allí, tienen la posibilidad de descender por los 3 pisos del inmueble a través de sendos toboganes. La verdad es que no es complicado imaginarse a los más pequeños de la casa subir las escaleras a cada momento con el único objetivo de acabar tirándose por el tobogán de turno.

El gran cubo de Rubik

rubik

En más de una ocasión, en este mismo blog, hemos hablado de viviendas sostenibles. Pues bien, en este caso, tenemos la máxima expresión de todo lo que ya sabemos. Y es que, si nos vamos a Teherán, vamos a poder ver un inmueble construido en el año 2013 cuyas habitaciones tienen un eje central que les permite girar de manera que se pueden orientar hacia la dirección que quieran en función del clima que haga en ese preciso instante. De ese modo, podrán aprovechar la luz del día, el calor del Sol, y ocultarse en el caso de que la lluvia arrecie fuerte y el frío sea intenso. Todo un ejemplo de inventiva e ingeniería que seguramente será mucho más caro de lo que podamos llegar a imaginar si tenemos en cuenta los mecanismos de estas habitaciones tan particulares.

¿Te gusta el cine?

cine

Si eres un amante del séptimo arte, lo mejor que puedes hacer es ver la casa de Jeremy Kipnis. Una vivienda en la que se ha invertido nada más y anda menos que 6 millones de dólares para transformarla y dejarla como si toda la casa fuese una gran sala de cine. Un emplazamiento que cuenta con lo último en tecnología ya que dispone de calidad 4K así como posibilidad de poder visionar todo en un perfecto 3D. Y todo ello con la posibilidad de acceder a una gran cantidad de contenido multimedia ya que se puede tener acceso a un total de más de 30.000 títulos en todos los formatos que te puedas llegar a imaginar cómo CD, DVD o Blu-Ray. Una manera de experimentar tu afición con los 5 sentidos desde la tranquilidad de tu propio hogar.

La casa camaleón

camaleon

Si quieres conocer una de las mayores curiosidades que puede haber dentro del mundo de los inmuebles, solo tienes que dejarte caer por el lago Michigan y alucinar con lo que vas a ver. Más que nada porque allí, y gracias al trabajo del estudio de arquitectura Anderson Anderson Architecture, se ha edificado un inmueble cuyas paredes cambian de color con la llegada de una nueva estación. Esto es gracias a los metales galvanizados que componen las paredes, las cuales, en función de las temperaturas y de la cantidad de luz que le llega, pueden alterar el color casi a voluntad. De este modo, todo el mundo que pase frente a este monstruo podrás saber si estamos en primavera, en otoño o en invierno o, mejor aún, si ha llegado ya el verano.

Menos es más

menos

De esta manera se podría definir lo que vamos a ver a continuación. Y es que, cuando Gary Chang no sabía que hacer con su apartamento de 30 metros cuadrados, no dudó en darle vueltas a la cabeza e instalar una serie de raíles en el techo de su vivienda de manera que todas y cada una de las habitaciones que allí habían, iban a poder ir cambiando de dimensiones y de ubicación. De ese modo, todo el espacio, muy poco por cierto, que tenía el apartamento no solo estaba totalmente optimizado sino que servía para varias funciones al mismo tiempo. Una manera de no gastar más dinero del preciso en una casa grande ya que con la tecnología todo esto se podía lograr.

Como se puede ver, y lo hemos podido comprobar, la mente humana no solo puede dar soluciones brillantes a los problemas del espacio como el caso de este último sino que al mismo tiempo es capaz de dejar volar su imaginación y hacer realidad sus anhelos más preciados. Y es que, como suele decirse, el hogar de cada uno puede llegar a ser ese rincón dentro de nuestro planeta en el que no solo tenemos que dormir sino en el que podamos hacer realidad todos y cada uno de nuestros sueños.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta